sábado, 29 de septiembre de 2018

Curití el pueblo de los hilos de colores.



Queda claro que la gente maravillosa de Curití por su trabajo y sensibilidad no ha dejado que la riqueza ancestral  se pierda del todo, busca la manera de sobrevivir al paso de los tiempos, hacerle frente a los avatares de los actuales momentos y  continuar ya de otras formas y de otras maneras el trasegar de la existencia.





Eso ha sucedido con la herencia Guane en Curití, si bien ya no es común el uso del algodón transformado en hilos para tejer, el fique toma su lugar que durante años su fibra fue utilizada para el tejido de sacos muy apetecidos para el embalaje de distintos productos. Posteriormente se presentó una crisis de este uso de la fibra de fique por el auge de los empaques de plástico. Los artesanos de Curití gente muy emprendedora e inteligente, le hicieron frente a la crisis diversificando el uso de la fibra y  hoy esos hilos de fique están presentes en productos artesanales diversos y cuyas fibras están teñidas de múltiples colores.



Con el paso del tiempo hoy se observa que el fique puede tomar un lugar económico importante ya que el uso de los empaques plástico demostró el daño al medio ambiente. Así que el cultivo del fique, dentro del contexto mundial, y nacional puede tomar un nuevo auge  puesto que hasta la presente fecha es la única fibra que es biodegradable y amigable con el medio ambiente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario